Blogia
MUNDOBIZARRO

El cimerio

El cimerio

Recuerdo el día en que, por casualidad, mi vida quedó ligada a la de un hombretón de 2 metros y torneada musculatura. Que nadie piense mal, no fue un devaneo homosexual ni nada parecido. Estoy hablando del cimerio más famoso de la historia reciente, o sea, de Conan el bárbaro, personaje nacido en 1932 de la pluma de Robert E. Howard. Yo tenía por entonces (1987) 12 años y sólo había leído cómics de superhéroes. Ya sabéis, Spiderman, Capitán América, los Vengadores, etc. Pero un día, en la librería de mi pueblo, me fijé en la portada de Conan y los hombres bestia, número 82 de La Espada salvaje de Conan. Me gasté las casi 200 pelas (que para un chavalín era una fortuna) y me dirigí a casa apresuradamente para empezar mi cómic. Aún recuerdo –por alguna parte lo tendré—los dibujos de John Buscema en tinta china y lo brutal de la historia. ¡Si sangra tiene que morir!… Frase que he repetido, con alguna cerveza de más, en alguna ocasión destacada.

Desde entonces hasta más o menos los 19 no fallé a la cita mensual con mi amigo cimerio. Con él recorrí la tierra hyborea, luché contra pictos, aquilonios, hyperbóreos, shemitasy stigios, fui pirata y descubrí el amor en los brazos de Red Sonja, peleé contra magos y sacerdotes de Seth. Creo que mi afición a las mujeres voluptuosas viene de aquella época...

Como seguidor incondicional de Conan, las películas en las que intervino Arnold Schwarzennegger me parecieron algo flojillas. La biografía del cimerio, unque lograda, no casa con el pasado guerrero del bárbaro del cómic. De todas formas la primera película, Conan el Bárbaro, no está del todo mal y es de los mejores films de Sword&Sorcery que se rodaron a principios de los 80 (recuerdo otros títulos como El Señor de las bestias que eran bastante peores)

Hace poco, pasada la treintena, descubrí una edición de coleccionista de las aventuras de Conan. Las mejores aventuras dibujadas por el mencionado Buscema y por Chan,entre otros. De momento ya me he hecho con 4 tomos y he vuelto a sentirme un poco niño ante esas páginas en blanco y negro.

En el Salón del Cómic de Barcelona, mientras algunos se disfrazaban de personajes japoneses de animé y manga, cuando otros tantos babeaban sobre las páginas de algún mutante de la factoría Marvel, un treintañero algo friki revolvía ejemplares en el stand dedicado al cimerio mientras mentalmente repetía el mantra: ¡Crom! ¡Cuenta los muertos!...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Quoèlet -

Reconozco que mi paupérrimo conocimiento del mundo del cómic no va más allá de los clásicos superhéroes americanos, y de los clásicos hispánicos de Ibáñez, pasando por el magnífico Jan y su genial Superlópez con el que todavía puedo hacer unas risas sin problemas.
De la peli Conan el bárbaro siempre me fascinó cómo coño Jorge Sanz se podía convertir por arte de magia en el gobernador de California simplemente dando vueltas a una rueda enorme que no sé muy bien que leches trillaba...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres